Destacado

¿Comunidad Política Europea?

CONSEJO DE EUROPA. Estrasburgo (Francia)

¿De qué hablamos en realidad? 44 países europeos se reúnen en el castillo de Praga el 6 de octubre y al encuentro se le bautiza con ese nombre. Como si fuera un nuevo proyecto político destinado a dar una imagen de unidad en estos tiempos convulsos. ¿Lo es realmente? Recordemos cómo se ha llegado a esto.

La capacidad del señor Macron de sacarse conejos de la chistera no puede esconder el hecho de que, desgraciadamente, fracasó en su intento de lanzar una Convención para modificar los Tratados de la UE y hacerlos más efectivos como secuela de la Conferencia sobre el Futuro de Europa. La Conferencia, que durante un año reunió a representantes de gobiernos, parlamentarios y sociedad civil, no consiguió vencer las resistencias de varios estados miembros y el Consejo Europeo del 23 de junio, que debía darle un seguimiento, certificó su defunción al olvidarla completamente.

Es cierto que en esos momentos la prioridad era hacer frente a la guerra en Ucrania y, de alguna manera, satisfacer la demanda del gobierno ucraniano de hacer aceptar su país como miembro de pleno derecho de la UE. La respuesta ha sido doble: dar a Ucrania el estatus de país candidato, por delante de otros que llevan años pidiéndolo, y convocar la reunión de Praga invitando a todos las países europeos miembros o no de la UE, con la lógica excepción de Rusia y Bielorrusia.

La conferencia de Praga tiene ya asegurada su continuidad con reuniones previstas cada seis meses, siendo las próximas en Moldavia, España y Reino Unido. Y no está de más señalar que la UE ha tratado de no aparecer como promotora del evento, aunque de toda evidencia se quería contentar a los países “periféricos”, sobre todo a los que están en lista de espera para entrar en la Unión, y darles la impresión de que son parte de la gran familia europea. Una imagen de unidad que subrayaba también el aislamiento de Rusia y Bielorrusia, con el añadido de un apaciguamiento del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, un acuerdo con Noruega sobre cuestiones energéticas y el acercamiento del Reino Unido.

Todo pues positivo en la aparición del nuevo club salvo que no se ha inventado nada nuevo, ya que dicho club existe desde 1949 y se llama Consejo de Europa (a distinguir del Consejo Europeo compuesto por los Jefes de Estado y de Gobierno de los 27). Todos los países europeos, miembros o no de la UE, forman parte de este organismo, salvo Rusia expulsada tras la invasión de Ucrania y Bielorrusia donde todavía está vigente la pena de muerte. Un organismo que tiene su origen en la catástrofe de la Segunda Guerra Mundial y los deseos de paz y unidad entre los europeos que se manifestaron entonces. Algo que dio también alas a la creación de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) que tras muchas vicisitudes ha llegado a ser la Unión Europea de hoy.

La pregunta del millón es ésta: si el Consejo de Europa existe hoy en día con sus 46 Estados miembros ¿qué interés puede tener la creación de un nuevo ente que agruparía a los mismos países?

Eurgetxo visitó en septiembre el Consejo de Europa que tiene en Estrasburgo una Asamblea parlamentaria, un Comité de Ministros y una Secretaría General, con 2.200 personas que gestionan las múltiples actividades de la institución, que configuran un espacio político y jurídico común sustentado sobre la democracia y los derechos humanos. Precisamente uno de sus grandes logros ha sido la creación del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, velando por el respeto del Convenio del mismo nombre y que la UE todavía no ha suscrito a pesar de llevar más de diez años discutiéndolo.

Algunos Estados miembros no quieren profundizar en la unión ni reformar los Tratados, lo que lleva a una división entre los que desean avanzar y los otros, además de la tercera categoría compuesta por los países con vocación europea pero con muy pocas probabilidades de llegar algún día a formar parte de la UE. Bienvenida pues la idea de reunir en un foro, a pesar de sus diferencias, a todos los responsables políticos europeos para que puedan trabajar en la consecución de ese tan necesitado espacio continental de libertad, seguridad y justicia. ¿Pero por qué inventarse una Comunidad Política Europea para ello, y los gastos que conllevará, cuando el Consejo de Europa puede asumir ese papel?

I. Bustamante, 19-10-2022

Eurgetxo visita el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa y el Movimiento Europeo de Estrasburgo

Socios de Eurgetxo en el Parlamento Europeo

Eurgetxo acaba de realizar su cuarto viaje “continental” en 7 años de existencia después de los dos a Bruselas y el realizado a Roma con ocasión del aniversario del Tratado.

Un grupo de 17 socios se desplazó hasta la capital de Alsacia el día 7 de septiembre para una serie de visitas y reuniones que permitieron entender mejor el funcionamiento de la compleja maquinaria europea y ampliar las relaciones de la asociación con otras de objetivos similares.

No solo visitamos Estrasburgo sino que nos desplazamos también a Colmar y a Friburgo en el Estado Aleman de Baden-Wurtemberg. Dos ciudades de gran tradición y atractivo que completaron el viaje

Petite France (Estrasburgo)
Petite France (Estrasburgo)
Petite Venice (Colmar)
Puerta Suaba (Friburgo)

¿Por qué Estrasburgo?. Hay muchos argumentos. El de mayor peso es que la ciudad representa el anhelo de unidad europea.

Alsacia y Lorena son dos regiones bisagra al este de Francia y el oeste de Alemania que han cambiado de manos cuatro veces en los dos últimos siglos. Estrasburgo, como capital alsaciana, fue conquistada por Prusia en la guerra con Francia en 1870-71, pasó a manos francesas finalizada la primera guerra mundial 1914-1918, fue retomada por Hitler en la segunda guerra mundial para finalmente retornar a Francia, a su finalización, en 1945.

El empuje europeísta después de la última carnicería continental promovió el Congreso de la Haya de 1948 (presidido por Winston Churchill) que daría lugar a la creación del Movimiento Europeo y a la constitución  del Consejo de Europa en 1949. La sede del CdE es precisamente Estrasburgo. El Consejo de Europa  adoptó en 1950 el importante Convenio Europeo de Derechos Humanos con su Tribunal y ha conseguido crear un espacio jurídico y político agrupando a 46 Estados europeos democráticos. Rusia, que también formaba parte, ha sido expulsada en marzo tras la invasión de Ucrania.

Por otra parte se crea en 1951 la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) y en 1957 la CEE, que con el paso del tiempo llegaría a ser la Unión Europea que conocemos. Como símbolo de reconciliación entre Francia y Alemania Estrasburgo será escogida como  la sede principal del Parlamento Europeo  donde se celebran plenos una semana al mes. La otra sede es Bruselas donde se reúnen las comisiones de trabajo.  El magnífico conjunto arquitectónico que lo abriga en Estrasburgo suscita preguntas respecto al poco uso que se hace de él y el coste que supone para el contribuyente europeo.

El Consejo de Europa por otro lado sorprende por la impresión de haber sido progresivamente arrinconado por sus Estados miembros en un momento en el que se habla de crear una Comunidad Política Europea con los países que no forman parte de la UE. Supone despreciar el esfuerzo hecho desde 1950 para agrupar a toda Europa en torno a los ideales de democracia y Estado de derecho.

El grupo de Eurgetxo compartió momentos agradables con los amigos del Movimiento Europeo de Alsacia y disfrutó recorriendo los espléndidos rincones que esconden Estrasburgo, Colmar y Friburgo. La conclusión clara del viaje es que hay que conocer Europa para ser europeístas. 

La agresión de Rusia a Ucrania: causas, soluciones e implicaciones para la UE

El pasado 23 de junio tuvimos la oportunidad de escuchar al profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Deusto Dr. Eric Pardo en relación con la guerra de Ucrania.

El profesor inició su exposición recordándonos las dos visiones que, de forma contra-puesta, pretenden explicar la agresión rusa en Ucrania; la primera, centrada en que a Rusia “no se le ha plantado cara”, que se comporta como un país “envalentonado” y una segunda visión que entiende que se trata de una respuesta, la rusa, ante el dilema de su seguridad nacional frente a otros actores internacionales, a pesar de la utilización de unos razonamientos delirantes como la necesidad de desnazificar el país.

En todo caso, el profesor Pardo nos recordó las 3 condiciones que Rusia planteó a EE.UU. y a la OTAN en diciembre de 2021:

  • La no expansión de la OTAN
  • El repliegue de tropas de la alianza en Europa del este y
  • La limitación del despliegue de misiles.

Unas exigencias que consideradas “de máximos” puesto que estaban destinadas al fracaso por ser, del todo punto, unas condiciones inaceptables para la OTAN.

Pardo trató, en este sentido, de identificar las causas que, eventualmente, podrían justificar este “órdago” ruso e hizo referencia, en primer lugar, al cambio en la Administración americana con un nuevo gobierno demócrata con posiciones más encontradas respecto a sus intereses, y añadió un segundo argumento basado en la complejidad de la política ucraniana, ya que su gobierno también se mostraba más beligerante respecto a Rusia y a las repúblicas autoproclamadas independientes en el país apoyadas por Rusia; y, por último, también apuntó a la compra de drones armados por parte de Ucrania como motivo de “alarma” del Kremlin.

El profesor llamó la atención sobre el hecho de que, a diferencia de lo ocurrido en anteriores desencuentros internacionales con Rusia, en esta ocasión la Unión Europea está desempeñando un rol particularmente relevante, tanto por las sanciones económicas contra el régimen de Putin como por los envíos de armas al ejército ucraniano. Sin embargo, Pardo nos trasladó sus dudas respecto a la eficacia de las sanciones y nos alertó, también, de las más recientes ofensivas del ejército ruso que parecen pronosticar una difícil recuperación de territorios para los ucranianos.

Con estas dudas respecto a la victoria ucraniana, y sin poder esperar una reacción de la población rusa contra la guerra, el profesor se mostró partidario de una solución basada en la “cesión” por parte de Ucrania con unos acuerdos en línea con la política de apaciguamiento de los años 30 en Europa, y confiando en que Rusia no tenga “tendencias expansionistas”, para dar fin a la guerra, aunque esta solución generaría, sin duda, un sentimiento de rendición y de humillación en el país, y bien podría dar alas a los sentimientos ultranacionalistas más radicales en Ucrania.

Conferencia, 23 de junio de 2022

Es una gran verdad que los prejuicios, las opiniones simplistas, las fakenews y las noticias interesadas sólo pueden ser superados escuchando con atención a expertos y especialistas.
Y dado que la agresión de Rusia a Ucranianos ha cambiado la vida, no podremos encontrar una «receta» mejor para comprender esta cuestión que escuchar, en este caso, al profesor Eric Pardo, conocedor como nadie de las políticas geoestratégicas rusas.
El próximo jueves día 23, en el edificio de La Bolsa de Bilbao, y en un acto organizado por EURGETXO, Ciudadanos Europeos, junto con la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, tendremos la oportunidad de escuchar la visión experta de este profesor de la Universidad de Deusto, lo que nos ayudará, sin duda, a tener una idea más certera y real del conflicto.

—————————-

Viaje de Eurgetxo a Madrid

Una delegación de EURGETXO visitó el pasado jueves día 26 de mayo el Consejo Federal Español del Movimiento Europeo (CFEME) y las oficinas de la Comisión Europea en Madrid, en un viaje que estaba previsto desde antes de la pandemia.

En la sede del CFEME la delegación fue recibida por su presidente, el profesor D. Francisco (Patxi) Aldecoa con quien se comentaron las conclusiones de la Conferencia sobre el Futuro de Europa y la decisión del Parlamento Europeo, por amplia mayoría,  de que se convoque la 3ª Convención Europea. Dicha Convención podría concluir bajo la presidencia española de la UE en la segunda mitad de 2023 y conducir a cambios en los Tratados, que son necesarios en particular respecto a la toma de decisiones, ya que el requisito de unanimidad en una serie de campos está llevando a la parálisis de la UE. También se trataron las consecuencias de la agresión rusa a Ucrania. La animada conversación continuó durante la comida conjunta que tuvo lugar en el famoso restaurante Manolo, de la calle Princesa.

Visita al Consejo Federal Español del Movimiento Europeo

La delegación de EURGETXO se trasladó después a la Representación de la Comisión Europea en España en el paseo de La Castellana, donde fue recibida por su directora María Ángeles Benítez Salas. La discusión tocó puntos muy actuales, como la ejecución por España de los fondos de Recuperación y Resiliencia, la situación energética como consecuencia de la guerra en Ucrania y la ausencia de Europa en los debates nacionales que se dan, por ejemplo, en periodo electoral. Se hizo hincapié en que la falta de conocimiento  de los temas europeos en la población contrastaba con el europeísmo declarado en las encuestas. Situación debida quizás a la falta de lazos de unión absolutamente necesarios entre los ciudadanos y las instituciones europeas.

Visita a la Representación de la Comisión Europea en Madrid

El viaje de la delegación se completó con visitas culturales que permitieron disfrutar de algunos de los notables monumentos de una ciudad como Madrid.

La U.E. y el complejo de Peter Pan

Una Europa que no quería crecer se está viendo enfrentada a los cañonazos de su particular Capitán Garfio

(Publicado en el periódico El Correo del 6 de mayo de 2022)

Todos conocemos la historia del niño que no quería crecer. Vivía feliz en un entorno agradable, rodeado de su cuadrilla de « niños perdidos ». Tenía un enemigo, claro, el Capitan Garfio. Pero el cocodrilo lo tenía a raya, e incluso hubo momentos de relativa complicidad entre ellos.

Con sus 65 años Peter era un niño acostumbrado a una vida bastante cómoda. Un entorno agradable. Un clima templado donde la tierra daba todo lo necesario para subsistir. ¿ Para qué crecer si tenía todo lo que se puede desear ?. Siendo mayor hubiera tenido que preocuparse de todo lo que ocurría fuera. Resolver litigios que no le molestaban porque, al estar lejos, ni siquiera se daba cuenta de que existían. Ojos que no ven corazón que no siente.

Tenía sí alguna preocupación porque el tiempo estaba cambiante. Ya no se sucedían los días radiantes, sino que algún chaparrón inesperado venía a turbarle justo a la hora de la siesta. Puso unas cuantas sombrillas y consideró que si los demás hacían lo mismo el tema estaba resuelto.

Sigue leyendo «La U.E. y el complejo de Peter Pan»

¿A dónde va la U.E.?

Resumen de la Charla-debate celebrada el lunes 28 de marzo de 2022 con:

 Eneko Landaburu, Exdirector General de Relaciones Exteriores de la Comisión Europea, antiguo embajador de la U.E. en Marruecos

Josep LLoveras, antiguo embajador de la U.E. en Serbia y Montenegro y República Centroafricana

Organizada por Eurgetxo-Ciudadanos Europeos, en colaboración con

la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País.

 

 

Incertidumbre es la palabra con la que comenzó el debate por videoconferencia con Eneko Landaburu y Josep Lloveras y que la charla pretendía despejar, aunque solo fuese parcialmente.

La invasión de Ucrania el 24 de febrero ha convertido a Vladimir Putin de vecino incómodo a enemigo político, ante el que la UE ha reaccionado de forma seria, profunda y unida con sanciones económicas, aumentando sus presupuestos de defensa, y tomando a cargo los refugiados que escapan de la guerra. La OTAN por su parte se ha visto revitalizada. La consolidación de la UE con su respuesta a la COVID en la compra de vacunas, la creación del fondo Next Generation creando una deuda común y la profundización en la digitalización y la lucha contra el cambio climático, se enfrenta ahora a las consecuencias de la guerra.

Sigue leyendo «¿A dónde va la U.E.?»

Putin, Ucrania, las fuerzas del mal y la Unión Europea

Putin, digno sucesor del “padrecito” Stalin que mató de hambre a 4 millones de ucranianos entre 1932 y 1933, ha tratado de justificar su “operación militar especial” en Ucrania como “mantenimiento de la paz” para “desmilitarizar” y “desnazificar” el país, acusando a su gobierno de un presunto genocidio de las poblaciones rusoparlantes del este.

El cinismo del mensaje, al mejor estilo de Goebbels, el siniestro ministro de propaganda del partido nazi con Hitler, es tan ridículo que no merecería la pena repetir que el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha sido elegido democráticamente con un 70% de mayoría y él mismo es rusoparlante y judío. El intento de convertir “una mentira repetida mil veces” en una “verdad”, como propugnaba Goebbels, no ha calado ni entre la población rusa (puede que solamente haya tenido tiempo de repetirla unas 700 veces hasta ahora). Por eso tiene que detener a miles de rusos que se manifiestan contra la agresión a Ucrania y ha tenido que recurrir también al patriarca Cirilo I, jefe de la iglesia ortodoxa rusa. Este individuo, uno de los pilares del sistema Putinesco, no ha dudado en justificar la represión policial de las manifestaciones de oposición o en bendecir las armas y las guerras que Moscú ha emprendido en el extranjero. Ya en 2012 proclamó que la presidencia de Putin es “un milagro de Dios”. Cirilo I ha calificado este domingo a los opositores de Moscú en Ucrania de “fuerzas del mal, que quieren romper la unidad histórica entre las dos naciones”. Según él, estas fuerzas del mal “combaten la unidad de la iglesia ortodoxa rusa”. En esto no le falta algo de razón, pues en 2019 Ucrania constituyó una iglesia ortodoxa independiente del patriarcado de Moscú, poniendo fin a 300 años de tutela religiosa rusa y esto, claro, no le gustó a Cirilo.

Si me permitís, os cuento una anécdota, probablemente falsa, que nos explicaron cuando visitamos el Kremlin, en 2011. Al parecer Stalin se negaba a creer que Hitler estuviese invadiendo la Unión Soviética en 1941, tras romper el pacto que le había permitido a Rusia repartirse Polonia con Alemania un año antes. Cuando por fin se convenció del ataque, completamente aterrorizado, encargó unas misas para poner a Dios a su lado frente a Hitler. Algo debía quedarle de su juventud como seminarista en Georgia, o simplemente echó mano de cualquier posible ayuda, no vaya a ser que al final Dios (el de la iglesia ortodoxa, claro) exista, en un trance desesperado como era en el que se encontraba.

No parece que ni Putin ni Cirilo I vayan a pasar a la historia precisamente como “fuerzas del bien”, salvo, como señalan muchos comentaristas, por el favor que han prestado a la Unión Europea, y a la tan denostada OTAN, que se debatían en dudas sobre su utilidad y capacidad para llevar a cabo cualquier acción conjunta, dadas sus divisiones internas. Esta vez las fuerzas del mal, es decir de la democracia y libertad, han visto las orejas del lobo disfrazado de cordero y se han unido en su contra. ¡Incluso han conseguido arrastrar a la crematística Suiza! Lástima que otra vez el que va a pagar las consecuencias será el pueblo ucraniano. Su resistencia, con su presidente Zelenski al frente, ante el despropósito Putinesco es la que nos ha despertado. Tenemos una inmensa deuda con ellos.

Manu Barandiarán (Socio de Eurgetxo)

¡No a la invasión de Ucrania!

Eurgetxo en la manifestación de Bilbao contra la invasión de Ucrania

Eurgetxo se ha manifestado el domingo 27 de febrero, con otros miles de bilbaínos, contra la invasión de Ucrania por Putin. 

Como europeos debe preocuparnos un acto de agresión que no sabemos en qué puede derivar y que, en cualquier caso, tendrá profundas implicaciones en el proyecto europeo. Termina el ciclo que comenzó con la caída del muro de Berlín en 1989.

Nuestra asociación tiene que continuar trabajando por las ideas que dieron origen a su fundación: una Europa unida, respetuosa de su diversidad y de los derechos fundamentales. Añadiendo además que sea capaz de defenderse contra los que quieren todo lo contrario en nuestro continente.