Una reflexión sobre la deuda

Cuando se eligió el nombre que desde el 22 de septiembre del 2017 figura en el Registro General de Asociaciones del País Vasco como Eurgetxo, asociación europeísta ciudadana, se tuvo el acierto de sintetizar en cuatro palabras los fines de la agrupación; un grupo de vecinos de Getxo que desean integrarse más en la Unión Europea.

Se cumplen 30 años de la pertenencia de España a la U.E, con la constatación de que ha sido el periodo más brillante de nuestra historia en términos de estabilidad política, progreso económico y cohesión social.

Pero siempre hay personas, y últimamente partidos políticos, que aseguran que eso de Europa es un cuento que nos cuesta mucho dinero, intentando convencernos que estaríamos mejor fuera, con el único propósito de tener las manos libres.

 Desde el 2014 España está siendo contribuyente neto, es decir que aporta más dinero del que recibe, pero según el Balance económico España-Unión Europea (de acuerdo con los datos del Banco de España actualizados el 10/01/2021) la suma de saldos anuales de estos 30 años, entre lo recibido y lo entregado están en: 100.315 millones € recibidos, frente a los 9.666 millones € pagados. Las cifras no merecen comentarios.

Argumentan que la aportación de España a la Unión rondará los 16.543 millones de euros en 2021, la cifra más alta nunca registrada y casi 3.600 millones más que en 2020, entre otras razones por la salida del Reino Unido, pero se olvidan de que esta financiación adicional se compensa en gran parte con nuevos fondos ordinarios que recibirá el país. En concreto, España obtendrá  transferencias por valor de 15.530 millones, sin contabilizar las ayudas extraordinarias del fondo Next Generation, programa destinado a reparar los daños económicos y sociales causados por la pandemia de coronavirus,

Es cierto que hemos sufrido reveses inesperados, cómo la crisis económica del 2008 y la pandemia que ahora nos asola, que nos ha obligado a endeudarnos, pero la mayor cuantía de nuestra deuda se la debemos a los políticos (a todos) que han descubierto que eso de gastarse el dinero, sin propósito de de ahorro, es como disparar con pólvora del Rey… y el que venga detrás que arree.

En una constante demagogia han cedido a cualquier petición del electorado con tal de obtener votos, han multiplicado el gasto público y creado puestos de trabajo innecesarios para amigos, por el sencillo procedimiento de pedir dinero avalado por el BCE, hasta el punto de alcanzar una deuda casi permanente que condicionará la vida de nuestros hijos y nietos. En este momento tenemos en España la deuda pública con respecto al PIB más alta desde la guerra de Cuba, y no es un chiste.

Si no recibimos dinero de Europa en forma de ayudas quebramos cómo país. Afortunadamente las condiciones de donaciones y préstamos de la U.E. son de hecho una intervención a nuestra economía, la única manera de que unos expertos, que no consideran la política española un tema visceral, nos  salven de la miseria.

Mirado desde el prisma de Eurgetxo, es un triunfo de nuestros objetivos como asociación. Esperamos que la intervención de las instituciones europeas mejore la economía, se desenmascare a los falsos profetas y que aprenda algo nuestro electorado no dejándose llevar por cantos de sirena de políticos oportunistas. Me gusta pensar que, aunque sea por un poquito, algo hemos empujado en esa dirección.

José Luis Béjar, socio de Eurgetxo

Votantes sin fronteras

VOTERS WITHOUT BORDERS

Hay más de 14 millones de ciudadanos europeos viviendo en otro estado miembro de la UE, pero ninguno de ellos goza de los mismos derechos políticos de que gozaría en su país de origen. La falta de información y los muchos obstáculos burocráticos, entre otros, desalientan a la participación, por lo cual solamente el 10% de estos ciudadanos ejerció su derecho de voto en el país de residencia y solamente el 20% en su país de origen en las últimas elecciones europeas… Debido a estas cifras se ha puesto en marcha la Iniciativa Ciudadana Europea “Voters Without Borders”, cuyo principal reto consiste en reconocer pleno derecho de voto a los ciudadanos europeos móviles, a través de la protección de lo existente y de su ampliación a las elecciones regionales y nacionales, así como a los referéndum. Después de haber sido aprobada y registrada por la Comisión de la UE, el pasado 1 de septiembre se lanzó la iniciativa y comenzó la recogida de firmas.

Para que la Comisión Europea considere la propuesta, la Iniciativa Ciudadana debe ser firmada por 1 millón de personas en al menos 7 países europeos en el plazo de un año.

Eurgetxo se suma a esta Iniciativa Ciudadana Europea y os anima a pinchar en el link “Recogida de firmas” para contribuir a su éxito.

Próximo reto: LA GESTIÓN DE LA ENERGÍA

Cuando los países que componen Europa occidental decidieron enterrar las hachas de guerra y concentrarse en la reconstrucción y el desarrollo de sus economías de una manera coordinada y democrática, se inició el período de prosperidad más duradero de toda su historia. A pesar de los grandes desafíos, que aún nos aguardan, no cabe ninguna duda que Europa ha conseguido importantes logros políticos, económicos y sociales que han merecido la admiración del mundo.

Hoy quisiera referirme a uno de esos importantes desafíos, no como un problema u obstáculo sino como una oportunidad real para continuar alcanzando otros logros más ambiciosos. Se trata del desarrollo de una serie de iniciativas en materia de gestión de los recursos energéticos alrededor del Green Deal para liberarnos no solo de nuestra proverbial dependencia de fuentes de energía primaria externas, como los hidrocarburos, sino para desarrollar una serie de nuevas tecnologías y actividades industriales derivadas que garanticen un futuro acceso a la energía a precios competitivos y la creación de varios millones de empleos de calidad, facilitando la consecución de los objetivos de descarbonización y neutralidad climática en Europa.

Sigue leyendo “Próximo reto: LA GESTIÓN DE LA ENERGÍA”

¡Se terminó el Brexit!

Brexit consumado

¡Por fin podemos dejar el Brexit atrás!

Las palabras de Von der Leyen no podían ser más acertadas respecto al acuerdo Post-Brexit alcanzado el día de Nochebuena. Este 1 de Enero hemos estrenado una relación comercial con el RU en la que destaca el libre acceso a los mercados recíprocos sin aranceles ni cuotas pero bajo un marco de supervisión y solución de conflictos que podría derivar en la suspensión parcial del acuerdo o en la imposición de aranceles como medidas de salvaguardia.

El acceso al Mercado europeo es una cuestión mucho más relevante para los intereses británicos de lo que significa el acceso al Mercado británico para las empresas europeas (en 2019, las ventas británicas a la UE-27 significaron el 46 %). Ésta circunstancia explica que Londres haya aceptado toda una serie de mecanismos vinculantes de vigilancia mutua y arbitraje que velarán por la competencia leal entre las partes.

El abandono del RU de la Unión Aduanera también explica que las aduanas reaparecen y con ellas, los trámites burocráticos derivados de declaraciones fiscales, aduaneras y de origen. El comercio será más trabajoso por el mero hecho de la existencia de las aduanas.

El RU será un socio preferente, y esperemos que leal para la UE, incluso con aduanas.

Beatriz Iñarritu (Presidenta de Eurgetxo)

El acuerdo post-Brexit

Celebrando el Brexit

Comentarios al acuerdo post-Brexit

Creo sinceramente que Europa ha dado la talla ante una situación insólita y difícilmente imaginable hace unos pocos años, el que una potencia como GB deseara abandonar un club con incuestionables éxitos a lo largo de su ya larga historia.

La UE solo ha tenido una voz durante el largo proceso negociador en la figura de un competente y profesional político como Michel Barnier (que ha pastoreado discretamente a 27 países) y desde el principio del proceso, hace más de 4 años, la UE ha marcado unos claros objetivos y más claras aún líneas rojas. En ningún momento hemos percibido un solo reproche hacia las diferentes administraciones británicas. No podemos decir lo mismo de los varios equipos negociadores británicos que, aparte de estar menos organizados, sus decisiones han sido en varias ocasiones revocadas por el Parlamento Británico.

A pesar de mi reconocida anglofilia, compatible con mi sincero europeísmo, he de manifestar mi profunda decepción por esta malísima decisión histórica y estratégica que ha tomado el RU, todo hay que decirlo, con una escrupulosa legalidad democrática.

Sigue leyendo “El acuerdo post-Brexit”

Chantaje a la Unión Europea

¡Chantaje!

Es la única forma de describir el veto planteado por los gobiernos húngaro y polaco, a los que se ha añadido el esloveno, al acuerdo político alcanzado por el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE el pasado 5 de noviembre, respecto a la vinculación de las asignaciones de fondos de los próximos presupuestos 2021-2027 y del Fondo de recuperación al respeto del Estado de Derecho.

El Consejo Europeo telemático del jueves 19 de noviembre dedicó tan sólo 16 minutos de las tres horas de la reunión a este tema, ya que los líderes europeos prefirieron centrar el debate en los test rápidos de antígenos y en la distribución de vacunas Covid 19. Según explicaron Charles Michel, presidente de la cumbre, y Angela Merkel, que lidera la presidencia alemana de este semestre, es preciso evitar el enfrentamiento directo y dar tiempo para encontrar soluciones al conflicto abierto.

Sin embargo, y aun entendiendo que en la UE el espíritu negociador es esencial, esta postura es totalmente incomprensible, puesto que se están poniendo en cuestión los principios democráticos de la Unión.

Debe tenerse en cuenta que con su veto, Hungría y Polonia no sólo están protegiendo sus derivas autoritarias, sino que están amenazando la puesta en marcha del Fondo de recuperación pactado en Julio, lo que perjudicará gravemente a los países que necesitan estos fondos con mayor urgencia. Es un ataque frontal y sin precedente a la solidaridad europea y a los intereses de sus propios ciudadanos. En la situación actual de necesidad urgente de apoyo económico para la recuperación, el veto de los gobiernos húngaro y polaco es, sencillamente, intolerable.

La Unión no debería ceder al chantaje. Si lo hiciera, si diera marcha atrás en la condicionalidad de asignación de fondos europeos al Estado de Derecho para conseguir la aprobación de los presupuestos y del Fondo de recuperación, estaría abriendo una grieta posiblemente irreparable en los principios de la UE.

La solución al veto no será fácil, pero los líderes europeos deberían tener en cuenta que lo que está en juego es demasiado importante, ya que se trata de defender los valores fundamentales de la UE. Y si en esta Unión tenemos países cuyo interés se centra en los beneficios que les reporta el Mercado Interior y que se desentienden de estos valores, quizás habría llegado el momento de dejarles de lado y avanzar en la solidaridad hacia una Europa respetuosa de su diversidad, de las libertades fundamentales y de los derechos ciudadanos, y defensora, en definitiva, de los principios que refleja su Carta de Derechos Fundamentales.

Junta Directiva de EURGETXO

La UE acuerda que sin Estado de Derecho no habrá fondos europeos

 

La UE acuerda, por fin, el anhelado “aviso a navegantes”: sin Estado de Derecho no habrá fondos europeos

¡Quién hubiera pensado que la devastadora pandemia iba a servir de acicate para acelerar la condicionalidad democrática en la asignación de fondos europeos!

Y esto es así porque el pasado 5 de Noviembre las instituciones comunitarias alcanzaron un acuerdo político que permitirá vincular los pagos procedentes del presupuesto de la UE al respeto del Estado de Derecho. Y gracias a esta decisión, gracias a este nuevo “mecanismo de suspensión de los fondos”, la UE será, sin duda, “algo más” democrática y, por lógica, “algo más” coherente con los principios que afirma defender.

Como ciudadanos europeos, y firmes defensores de estos valores, debemos felicitarnos por esta iniciativa. La UE ha dado por fin un paso que no es sólo simbólico, sino que es también real a favor de los valores democráticos. Porque nada es más real que la eventualidad de perder fondos por parte de aquellos Estados europeos que no respeten el Estado de Derecho.

Beatriz Iñarritu (Presidenta de Eurgetxo)

Conferencia de Francisco Fonseca (Representante de la Comisión Europea en España)

Francisco Fonseca

A continuación adjuntamos el resumen de la conferencia y el posterior debate

Salvar al soldado Ryan 

Título de una película que resume bien la introducción que hizo el representante de la Comisión Europea en España, Don Francisco Fonseca, en la videocharla con Eurgetxo el 19 de octubre. Y que explica la evolución desde la fase europeísta de 2003-2004, pasando por las sucesivas crisis que han sacudido al barco de la Unión Europea con la fallida Constitución del 2006, la crisis económica y financiera desencadenada en 2008, la migratoria del 2015, la del Brexit de 2016, hasta llegar ahora a la del Covid 19.

Y, en opinión del Sr Fonseca, la reacción de la Unión ha estado a la altura de los últimos desafíos, con una firme unidad en las negociaciones del Brexit, coordinando la adquisición de vacunas para todos los europeos y desplegando una serie de instrumentos para paliar las consecuencias económicas de la pandemia: suspensión del Pacto de Estabilidad permitiendo que los Estados miembros ayuden a sus empresas en dificultad, compra masiva de deuda por el BCE, préstamos a las empresas por la BEI, disponibilidad del MEDE (recuerdo de la crisis griega), prestamos para financiar los ERTES, etc.

La gran novedad sin embargo ha sido el acuerdo del Consejo Europeo del 21 de julio, creando un Fondo para la Recuperación de 750.000 millones de euros financiado con la creación de deuda europea. Dicho fondo debería prioritariamente combatir la crisis creada por el Covid 19, y facilitar la transición energética y digital de los países miembros. España tendría una asignación dentro de ese Fondo de 140.000 millones, de los que aproximadamente la  mitad serían subvenciones y la otra mitad préstamos.

La creación de este Fondo, con la mutualización de deuda que conlleva, ha supuesto un paso hacia una mayor integración política. Queda sin embargo el reto de la falta de cohesión social de 460 millones de europeos a los que hay que convencer. Y para conocer mejor lo que quieren  está por ponerse en marcha una Conferencia sobre el Futuro de Europa, con un proceso de consultas ciudadanas que podría llevar a una reforma de los Tratados. Sigue leyendo “Conferencia de Francisco Fonseca (Representante de la Comisión Europea en España)”

El nuevo Pacto Migratorio de la Unión Europea

Hacia la tierra prometida

Comentarios sobre el “Nuevo Pacto de Asilo y Migración” de la Unión Europea

La migración se ha convertido en un tema muy polémico en Europa. El 23/09/20, tras un año de negociaciones con los Estados Miembros, la Comisión Europea ha publicado el “Nuevo Pacto de Asilo y Migración, formado por un Comunicado y 9 instrumentos (algunos legislativos, otros más suaves, como Recomendaciones). Los instrumentos legislativos tendrán que ser ahora negociados en el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea (los Estados Miembros), lo que llevará algo de tiempo, aunque quieren que sea rápido. No supone, por tanto, cambios inmediatos, pero anuncia ya por dónde irá el texto final.

Es un texto centrado en el control de fronteras, sobre todo en las llegadas a través del Mediterráneo. Plantea realizar comprobaciones sistemáticas a la llegada de cada persona y refuerza las expulsiones forzosas. Las personas que lleguen irregularmente a costas u otra frontera exterior de la Unión Europea, serán sometidas a un proceso acelerado de valoración y si se considera, como será lo habitual, que tienen pocas posibilidades de obtener asilo, serán rechazadas rápidamente y devueltas a sus países.

La Comisión mantiene, por tanto, el polémico principio de la actual regulación, de que son los países de entrada (como España) quienes deben gestionar las solicitudes de asilo. Sin embargo, en los últimos años, venimos siendo testigos de los desastres humanitarios que se producen en las costas europeas (el último, la situación en Lesbos tras el incendio del campo de refugiados de Moria) y no está claro si las nuevas reglas servirán para evitarlos. Tampoco queda clara en el texto la garantía del respeto a los derechos fundamentales individuales en los nuevos procedimientos de comprobaciones en costa y en los internamientos.  

El Pacto no introduce mejoras en la protección a refugiados. Se habla de solidaridad (reubicación de refugiados) entre Estados Miembros, pero no hay obligación de redistribuir a quienes llegan entre los distintos Estados. Los Estados Miembros que no quieran que se transfiera solicitantes de asilo a su territorio, tienen la opción de “patrocinar retornos” (un nuevo concepto cuyo contenido no es claro) de aquellas personas sin derecho de residencia. Pero habrá problemas si muchos Estados optan por esta última opción.  

Contempla el diálogo con terceros países, pero centrado en el control de fronteras. Con todo, algunos Estados tienen una postura aún más dura y piden que la cooperación con estos países incluya el establecimiento de “hotspots” para tramitar todas las solicitudes de asilo fuera del territorio europeo.

Como positivo, la Comisión ha anunciado que trabajará en los próximos meses sobre migración legal, aunque la equipara a migración laboral cualificada y reasentamientos, lo cual es extremadamente limitado.

El objetivo del Pacto Migratorio es desbloquear las agrias discusiones entre los Estados Miembros sobre la reforma del Sistema Europeo Común de Asilo, que llevan bloqueadas desde 2016. No va ser fácil conseguirlo. El Pacto es insuficiente para la mayoría. Hay eurodiputados y Estados que piden una distribución obligatoria de refugiados entre los Estados Miembros, pero otros lo rechazan frontalmente y ponen el acento en frenar llegadas irregulares a toda costa. Lo cierto es que, dada la posición tan dura antimigración de algunos Estados, el Pacto no podrá ser ambicioso y más probable es que, si se consigue, sea un Pacto de mínimos. De todas formas, es un tema que acaba de empezar y tiene aún mucho recorrido.

Cristina Manzanedo

(Socia de Eurgetxo)

Discurso sobre el estado de la Unión de la Presidenta Von der Leyen

Ursula Von der Leyen. Presidenta de la Comisión Europea

La presidenta de la Comisión pronunció un interesante discurso. Pasó revista a los grandes temas y retos que preocupan a los ciudadanos europeos y a la UE:

  • La creación de una Unión Europea de la Salud más fuerte, que refuerce nuestra preparación para futuras crisis y que requiere del debate sobre las competencias que debiera asumir en este ámbito la propia UE,
  • La dignidad del trabajo y la necesidad de establecer un marco común para establecer un Salario Mínimo en la UE, para que trabajar “salga a cuenta” y para evitar el “dumping salarial”,
  • El impulso del Pacto Verde Europeo, que deberá incrementar el objetivo de reducción de emisiones contaminantes,
  • La Década Digital de Europa, que consiga mejorar la conectividad, las capacidades y los servicios públicos digitales en la UE,
  • El esfuerzo solidario de la UE en el mundo, que descarte propagandas interesadas e ideas como las expresadas en lemas tipo como “Europa primero”,
  • La necesidad urgente de revitalizar y reformar el multilateralismo en el mundo, en organismos como la OMC y la OMS,
  • La defensa del valor universal de la Democracia y de los derechos de las personas (con mención expresa al pueblo bielorruso), que necesita de posiciones más claras y rápidas y que, por tanto, requiere de la valentía de los Estados miembros de la UE para reformar el procedimiento en la toma de decisiones,
  • El pesimismo respecto al escaso margen temporal del Brexit y, en particular, sobre la postura británica de desmarcarse del Acuerdo de Retirada, postura contraria a todo principio de Derecho, confianza y buena fe,
  • El reto de una respuesta común a la migración, y la próxima presentación de un nuevo Pacto sobre Migración que permita gestionar por fin, de manera conjunta, eficaz y solidaria, esta cuestión,
  • La defensa del Estado de Derecho, sobre la que se fundamentará el primer Informe que presentará Bruselas a finales de este mes como herramienta preventiva de detección de problemas en los Estados miembros,
  • Y la lucha contra el racismo, el odio, y la defensa de una Unión de Igualdad de los ciudadanos.

Von der Leyen se mostró orgullosa, como no, del Mecanismo de Recuperación, ‘Next Generation EU’, un hito histórico en la solidaridad europea, unidos como estamos los europeos en la diversidad y, también, en la adversidad.

Y terminó con una emotiva referencia a la valentía y el talento de las nuevas generaciones, personificados en dos niñas italianas, Carola y Vittoria, que en los peores momentos de la pandemia no dejaron de jugar al tenis entre las azoteas de Liguria.

Esta fe en la “fuerza oculta del alma humana”, mencionada por Andrei Sakharov, es la que debería llevarnos a dejar de infravalorar a la UE y sí, en cambio, a colaborar en hacerla más fuerte.